Duro con la economía de Macri, aseguró que habrá pase de factura en las próximas elecciones.

En el marco del 11vo Foro de Economía y Negocios de Fundación Libertad, el economista Guillermo Nielsen visitó por primera vez la entidad rosarina.

Muy crítico a la política macroeconómica actual, el responsable de instrumentar el canje de la deuda con el FMI en el 2005, analizó la herencia que recibirá el próximo presidente argentino.

ON24 rescata los tramos más sustanciosos de su exposición

¿Qué hizo bien el gobierno?

Si hay algo que este gobierno hizo bien fue en el área de obras públicas. Han logrado atraer gente de mucha experiencia en el sector. Parte de mi carrera profesional fue en Socma, yo trabajaba con Franco Macri y estaba muy cerca de las cosas que se hacían en la construcción, puedo decir entonces, con conocimiento directo, que han logrado traer ejecutivos del sector privado con mucha experiencia de management.

Dietrich (guillermo) está haciendo un excelente trabajo. Han logrado un espacio para que se hagan las cosas bien y esto no es poco.

¿Dónde está el error económico?

La pifiaron en lo más importante: la política macroeconómica. El fracaso de la macroeconomía oculta incluso algunos logros. La macroeconomía empobreció a todos los niveles sociales. El discurso político está enfocado en los sectores desposeídos y no está mal que sea así, pero el mayor problema de la Argentina de los últimos años es de clase media. La presión tributaria formidable que estamos viendo en esta gestión, afecta fundamentalmente a la clase media. Y es un castigo a la base electoral de Cambiemos, que es la clase media. Y habrá pase de factura en las próximas elecciones.

¿Por qué se hizo una política económica tan desafortunada?

Porque tomaron con frivolidad la macroeconomía. Muy tempranamente expresé que me inquietaba la división del Ministerio de Economía. Es algo que yo ya había visto en el innombrable gobierno militar del General Viola.

Dividir el Ministerio de Economía es un error. El error se redondea con la ausencia de un diagnóstico acertado. Cambiemos no registró la crisis fiscal con la que terminó el gobierno anterior. Estaban entretenidos con los globos de colores y siguieron con una visión frívola facilitada con la frivolidad del mercado financiero internacional. Las calificadoras de riesgo se equivocan, y en grande.

La deuda externa

Es responsabilidad de la dirigencia argentina no endeudarse a lo loco y esa irresponsabilidad se puso de manifiesto en los dos primeros años de la gestión.

Sólo con los dedos de la mano se cuentan los países con un Bono Centenario.

Ese bono fue un error que mostró o dejó al desnudo la distancia que había entre el accionar de la política económica y la responsabilidad con la cual se tiene que asumir la política económica.

El error de diagnóstico no dejó ver lo fiscal, se fueron de mambo y se endeudaron tanto como pudieron, acentuando la política de la anterior gestión.

Ayer cuando Cristina Fernández hace la presentación del libro y habla del gasto social, tiene razón: Cambiemos tomó el gasto social con una culpabilidad de chicos bien, entonces se dedicaron en aumentar el gasto social en cada uno de los rubros, sin tener presente lo que perjudicó eso desde lo fiscal.

Que paradoja, ayer (por el jueves) Cristina “pivotea” parte de su discurso, de la forma en que los que no reciben planes sociales se levantan a las 5 de la mañana para trabajar.

El discurso de Cristina

Fue muy interesante, pero hay que ser desprejuiciado para escucharla. Si uno tiene preconceptos y le dura el hartazgo de la cadena nacional, no es la forma de escuchar lo que ella dijo. La traigo en relación a lo que se hizo mal, tan mal se hizo que Cristina se dio el lujo de señalarlo en la presentación de su libro -punto de partida de su campaña electoral-.

La política monetaria

Le erraron a la política monetaria. Pensar que una Argentina con desequilibrios profundos desde lo fiscal podría afrontar la política monetaria simplemente con las metas de inflación, fue un grave error. Las metas no cumplidas pegan directamente sobre la credibilidad del gobierno. Y no es casualidad que el gobierno tenga una feroz falta de credibilidad. Falta de credibilidad que el gobierno cree que se compensa con altas tasas. Las altas tasas lo único que hacen es destruir la actividad económica. Las tasas no pueden nunca reemplazar la falta de confianza. El problema del gobierno es la falta de confianza.

El lado B del crédito del FMI

Dujovne habla del endeudamiento con el FMI como si fuera una financiera de la calle 25 de Mayo.

Volvimos al fondo con lo que nos costó salir del FMI, con lo que nos va a costar salir del FMI. Por un lado tenemos el triunfalismo del stand-by más grande de la historia del FMI, U$S 57.500 millones aproximadamente. ¿Cuál es el lado B del crédito? que vamos a tener que pagar U$S 57.500 millones en un período muy corto, porque los stand -by nunca son tan grandes porque hay que devolverlos en un plazo breve (3 años). El gobierno próximo va a tener un problema muy serio.

Coincido con Roberto Lavagna cuando dijo que ya que este gobierno se jacta de tener una buena relación con Donald Trump, y que Trump le tuerce el brazo al FMI, que renegocie los vencimientos.

Recuperado de: