La siguiente investigación comprende un estudio cualitativo y cuantitativo de los proyectos legislativos presentados en el Congreso de la Nación Argentina tanto en la Cámara de Diputados como en la de Senadores, del 1 de enero de 2016 al 3 de noviembre de 2019.

El objetivo principal del presente trabajo es analizar la poca representación legislativa que ha tenido el principal problema argentino de las últimas décadas -un creciente e infinanciable déficit fiscal- en el debate parlamentario.

Siguiendo la Escuela de ​Public Choice y partiendo del individualismo metodológico, se considera verosímil la premisa de que el comportamiento de los burócratas y políticos es maximizador del presupuesto público principalmente buscando sus propios intereses y sólo entonces buscando el bienestar social.

En Argentina, teniendo en cuenta su profundo problema de restricción de recursos para dar respuesta a demandas sociales que se multiplican, se vive un constante clima de puja redistributiva en el que los distintos grupos de presión -sindicatos, cámaras empresariales, partidos políticos, organizaciones barriales- intentan conseguir ganancias para los sectores que representan a expensas del resto.

En particular, el elevado déficit fiscal y la presión fiscal récord ya no permiten demasiados beneficios a través de la obtención de subsidios o recompensas monetarias, por lo que el rent seeking de los legisladores se ha ido orientando cada vez más a lograr privilegios fiscales para los sectores que representan.

Esta circunstancia, que en apariencia podría considerarse virtuosa -Milton Friedman decía que una baja de impuestos siempre es buena- no lo es en realidad, dado que los proyectos presentados por nuestros parlamentarios no pretenden tanto bajar el peso del Estado en la economía como trasladar costos de sectores ​amigos ​ hacia otros sectores.

Accedé al informe completo acá:

https://libertad.org.ar/web/wp-content/uploads/2020/01/Informe-CONGRESO-y-GASTO-PÚBLICO.pdf