En la Intendencia trabajan más de 11 mil personas, el 89 por ciento son planta permanente y perciben un sueldo bruto promedio de $ 69 mil.

La Municipalidad de Rosario tiene más de 11 mil empleados de los cuales el 89 por ciento integra la planta permanente y cobran un salario bruto promedio de 69 mil pesos (a septiembre de este año), un 45 por ciento más que la de un trabajador del sector privado registrado para igual periodo.

Los datos se desprenden de un estudio titulado “Radiografía del empleo público municipal” realizado por la Fundación Libertad al que accedió La Capital.

En el trabajo, que fue elaborado en base a información oficial suministrada por el municipio, se desglosa en qué sectores del municipio hay más empleados, cuáles son sus remuneraciones promedio y cómo se distribuyen en base a su situación laboral entre trabajadores de planta permanente, transitorios, becarios, honorarios y autoridades superiores.

En tal sentido, se subraya que en el presupuesto que actualmente está ejecutando el municipio, el gasto en personal es la partida de mayor representación dentro del mismo, con el 43,8 por ciento de acuerdo a últimos datos publicados, correspondientes al mes de septiembre de 2019.

Precisamente, el gasto en este rubro para la Administración Central ascendió en los primeros nueve meses del año a $ 7.948 millones, cifra equivalente al 88 por ciento de la prevista en el Presupuesto para el actual ejercicio.

Es en ese marco, se destaca en el trabajo, que resulta interesante conocer la cantidad de trabajadores que tiene la Municipalidad, su distribución por áreas, por condiciones y también su remuneración.

Así, se señala que la Municipalidad de Rosario cuenta con un total de 11.588 empleados, de los cuales 10.281 son permanentes (88,7 por ciento del total), 841 transitorios (7,3 por ciento), 241 becarios (2,1 por ciento), 185 honorarios (1,6 por ciento) y 40 autoridades superiores (0,3 por ciento).

En efecto, el grueso de los empleados municipales pertenece a la categoría de planta permanente, que son quienes se encargan de realizar las tareas habituales para el funcionamiento del municipio. A diferencia de los de carácter permanente, los transitorios, tal como tal como establece la normativa Nº 3.574, se emplean para la ejecución de servicios, explotaciones, obras o tareas de carácter temporario, eventual o estacional, que no puedan ser realizados por el personal permanente.

En cuanto a los honorarios, son aquellos que trabajan de manera independiente y cobran por trabajo realizado. En tanto que los becarios, concentrados principalmente en la Secretaría de Salud, son empleados que están en proceso de completar sus estudios y deciden realizar prácticas para finalizarlos trabajando en la Municipalidad. Finalmente, las autoridades superiores conforman los cuadros jerárquicos del Poder Ejecutivo.

Dónde trabajan

De acuerdo al relevamiento, la secretaría que posee mayor cantidad de trabajadores es la de Salud, con 4.886, es decir, un 42,2 por ciento del total de los empleados del municipio. Le siguen, muy lejos, Cultura (1.017 empleados), General (991) y Ambiente (990).

Cabe resaltar que entre las secretarias de Salud y Ambiente absorben la totalidad de los becarios (136 y 105 respectivamente). En el otro extremo, se encuentran Turismo con tan solo 26 empleados, seguido por Transporte con 77, el Ilar y Planeamiento, ambas con 84. Estas jurisdicciones, junto a la Secretaría de Producción, son las únicas que no superan el centenar de empleados.

Un dato no menor es el que señala que la Secretaría de Cultura y el Servicio Público de la Vivienda son las dos áreas del municipio que poseen la mayor proporción de trabajadores transitorios sobre total de personal, ambas con un 15 por ciento de representación.

Cabe destacar que precisamente estos trabajadores son los que llevaron adelante durante las últimas semanas de la gestión de Mónica Fein distintas movidas frente al Palacio Municipal reclamando el pase a planta permanente. Bajo esta condición y la de honorarios está gran parte de quienes llevan adelante las tareas en áreas muy promocionadas por la gestión, como el Tríptico de la Infancia.

Bolsillos

El trabajo remarca además que el salario de ninguna secretaría (a excepción de Cultura y Educación) se encuentra por debajo de los $50.000. El promedio para el total de las mismas asciende a $69.000, cifra que resulta considerablemente superior a los $47.571 que recibe en promedio (también en términos brutos) un asalariado registrado del sector privado, según se desprende de los datos publicados por el Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación.

A partir de esa información, se puede afirmar que, en promedio, el salario bruto de un empleado municipal es un 45 por ciento superior al de un asalariado privado registrado. La brecha se agranda si se analiza este dato por hora trabajada, ya que la jornada laboral del sector privado es de 8 horas diarias (o 9 en algunos casos) mientras que la del sector público municipal es de 6. En este caso, la remuneración bruta asciende a $283 por hora para el empleado privado registrado y a $ 548 para el de la órbita pública local. Es decir, esta última es un 93,6 por ciento superior a la primera.

Seis por cada edil

El estudio realizado por la Fundación Libertad también centra su análisis en la planta permanente de empleados con la que cuenta el Concejo Municipal, ámbito en el que trabajan 174 personas.Con esa cifra, teniendo en cuenta que la cantidad de concejales es de 28, se deduce que en el cuerpo legislativo de la ciudad hay más de 6 empleados por cada concejal.

A esto hay que sumarle el gasto de mantenimiento de los bloques políticos, que este año están híperfragmentados ya que hay 14, cada uno con su secretario, que percibe un salario fijado en el 70 por ciento de la dieta de un edil, que es de unos $130 mil a septiembre, una cifra que será superior en 2020.

Recuperado de: https://www.lacapital.com.ar/la-ciudad/los-empleados-municipales-ganan-45-ciento-mas-que-los-del-sector-privado-n2551398.html